Barbara Hannigan, voz, dirección e inspiración en la ópera

0

“La ópera es un laboratorio extendido donde la emoción se intensifica y las pasiones son más grandes de lo que estamos acostumbrados”

Foto: Raphael Brand

Dotada de una voz pura que ha desarrollado a través de la técnica, la canadiense Barbara Hannigan, es reconocida en la ópera como una soprano dedicada e innovadora. Su virtuosismo le ha permitido desempeñarse tanto en la música barroca y clásica como en la contemporánea, personificando piezas como Don Giovanni de Mozart, Mysteries of the Macabre de György Ligeti, Correspondances de Henri Dutilleux, Lulu de Alban Berg en la visión de Krszysztof Warlikowski, entre otras, que no solo exigen de su calidad vocal, sino de importantes retos que van de la transmisión de sentimientos hasta bailar sobre la punta de sus pies.

Su pasión y experiencia en la música la llevaron a explorar la dirección de orquesta, la cual ejecuta de manera brillante, incluso en ocasiones a la par del canto, aumentando así el nivel de sus actuaciones. En esta área ha colaborado con orquestas internacionales e importantes maestros, como Simmon Rattle, Kent Nagano, Essa-Peka Salonen, Andris Nelsons, Yannick Nézet-Séguin y Kirill Petrenko, por citar algunos.

Sus grabaciones han sido reconocidas con una variedad de premios, abarcan producciones de ópera y un documental sobre su vida como artista. Destacan sus más recientes CD´s: Let Me Tell You (2016), en colaboración con Hans Abrahamsen y Paul Griffiths, el cual se colocó rapidamente en el gusto del público; y Socrate (2016), una selección de las composiciones de Erik Satie, en la que la acompaña el pianista Reinbert de Leeuw.

Foto: Elmer de Haas

— Además de que cuentas con un maravilloso instrumento vocal ¿qué te atrajo a la ópera? 
— Creo que la combinación de tantas formas concentradas en un solo lugar (la historia, el texto…), entregadas de una manera más grande que la vida… una especie de grito cultivado. Es una oportunidad para actuar, para trabajar con directores, músicos de orquesta, y todos los que se encuentran en el escenario y entre bastidores. El factor de riesgo es muy alto: muchas personas tienen que trabajar en conjunto para lograr un buen resultado, y esto me parece muy emocionante.

— ¿Cuál crees que es el poder de la ópera?
— Depende de la ópera, pero sin duda, el potencial para transmitir una especie de fábula, algo que nos lleva lejos de nuestra vida cotidiana pero con lo que podemos de algún modo relacionarnos. Es un laboratorio extendido donde la emoción se intensifica y las pasiones son más grandes de lo que estamos acostumbrados.

— Manejas diferentes tipos de música, desde Mozart hasta Ligeti, ¿qué cambia en ti para interpretar cada una?
—  No pienso en interpretar la música. Pienso en SER la música… trayendo carne y sangre al manuscrito del compositor. Trato cada partitura de la misma manera, con respeto a los deseos del compositor, y utilizando mi instrumento (voz y cuerpo) para llevar las notas de la página a la vida.

— En el proceso de una ópera, desde que tienes el manuscrito en tus manos hasta que estás en el escenario frente a una audiencia, ¿cuál es la parte más difícil y cuál es la más gratificante?
— Aprender el papel al principio, la soledad y el aislamiento de la parte del proceso puede ser difícil, pero de hecho, disfruto todos los aspectos de la preparación de una producción. ¡Me gustan las luchas tanto como los triunfos! El miedo, la inseguridad y la duda, todos tienen su lugar, al igual que los momentos cuando sientes como que te estas elevando.

— También eres directora de orquesta, ¿qué te gusta más de ello?
— Me gusta trabajar con mis colegas en la orquesta, hacer música juntos.

Foto: Musacchio & Ianniello

— Cantas y diriges al mismo tiempo, lo cual representa un gran esfuerzo, pero luces muy natural, ¿ya es parte de ti trabajar de este modo?
— Trato de encontrar la manera más natural de dirigir a la orquesta cuando también estoy cantando. El resultado final puede ser muy diferente a lo que hayamos estado haciendo en el primer día del ensayo. Sobre todo, trato de asegurarme de que ellos tienen confianza para tomar más responsabilidad, por lo que somos lo más libres posible. Es una forma de hacer música de cámara con un grupo muy grande de gente.

— ¿Cómo separas en el escenario a Barbara la directora, del personaje que está cantando?
— No las separo, las dejo fundirse. Elijo cuidadosamente el repertorio que permite esto. Algunas piezas permiten que el personaje sea demostrativo y en control de la situación a su alrededor. En otras piezas, nunca querría cantar y dirigir al mismo tiempo.

— ¿Cuál ha sido el mayor reto en tu carrera hasta ahora?
— Probablemente la ópera Lulu sigue siendo el mayor reto para mí. Fue una tarea enorme y recuerdo el punto en que me di cuenta de que realmente era posible para mí cantarla (¡esto fue cerca de la noche de estreno!).

Foto: Elmer de Haas

— “Let Me Tell You” es una hermosa y exitosa pieza, ¿qué significa para ti?
— Fue una labor de amor ser parte de la creación de esta pieza. Mis colegas (el compositor Hans Abrahamsen y el escritor Paul Griffiths) y yo trabajamos juntos con dulzura y fuerza, inspirándonos constantemente unos a otros. Seguimos siendo muy dedicados al cuidado de la pieza, ya que todavía es muy nueva. ¡Solo tiene algunos años!

— ¿Cuáles son tus próximos proyectos?
— Estoy a punto de realizar una especie de instalación de Le Mort de Socrate de Satie, para abrir el Warlikowski’s Nowy Teatr en Varsovia. Él y yo hemos trabajado juntos extensivamente, y ahora vamos a explorar esta pieza por primera vez. Luego de eso, estaré con la Filarmónica de Munich en un importante programa canto/dirección, mi último concierto de la temporada antes de envolverme en Melisande de Debussy. Será un papel de debut para mí en el Festival d’Aix en Provence, bajo la dirección escénica de Katie Mitchell, hemos trabajado juntas antes y su estética me inspira; y la dirección de orquesta de Esa Pekka Salonen, con quien he trabajado durante catorce años y me encantan nuestras colaboraciones.

Es así como Barbara Hannigan ha llenado de vida notas que se desenvuelven a través del tiempo y de la imaginación, convertidas en personajes que se expresan en su voz privilegiada y su trabajo disciplinado, con los que el público puede atreverse a soñar o incluso a identificar, pero que sobre todo, causarán emociones.

Más información en la página oficial: www.barbarahannigan.com

Fotos: Cortesía Harrison Parrott.

Share.

About Author

Wendy Vidales

Licenciada en Relaciones Internacionales. Narradora e investigadora. Diplomada en Artes Plásticas, Historia del Arte y Literatura.

  • Diario Cultura.mx

    Diario Cultura.mx es una revista que aborda temas relacionados al arte, la historia y la cultura, desde una perspectiva profesional y multimedia.

  • Financiarte

    Diario Cultura.mx se creó con el apoyo de Financiarte, es sus ediciones 2011 y 2013.

  • Diario Cultura

Diario Cultura.mx. Derechos Reservados. 2015. Todos los artículos son responsabilidad de sus autores. Aunque Diario Cultura.mx promueve la cultura y las artes, esto no significa que esté totalmente de acuerdo con las opiniones y comentarios que sus autores realizan.
Inline
Inline
Más en Artes, Música, Ópera, Portada
Museo de Arte de Sinaloa se une a “Catálogo Contemporáneo”

Ante representantes de instituciones y organizaciones dedicadas a la promoción del arte y la lectura, el curador Jorge Munguía presentó...

Cerrar