¿Qué debe haber en mi novela de fantasía?

0

Esta pregunta puede ser algo extraña. En primer lugar, porque la primera respuesta que viene a la mente es la más simple: algo fantástico, diferente al resto, que tenga algo de magia, un mundo nuevo, tal vez un par de hechizos y una profecía. En segundo lugar, porque una de las razones para escoger este género es que no hay reglas fijas que seguir. Si quieres, puedes crear mundos nuevos, leyes extrañas, religiones, criaturas… También la forma de escribirla es variado. Pueden hacerlo con el realismo mágico de “Cien años de soledad”, la magia casi ilimitada de las novelas de Harry Potter, o con sólo un par de personajes con un don único, como Mortimer en “Corazón de tinta”.

Me preguntarán entonces: “Si ya dijiste que la fantasía es tan variada y el autor puede hacer infinitas cosas con ella, ¿cómo puede haber entonces algo que obligatoriamente deba tener?”

¡Me alegra que lo pregunten! He aquí tres cosas que tu novela de fantasía debe tener:

1- Reglas
Esto a veces lo puede hacer un autor en el proceso, pero yo siempre recomiendo que lo hagan justo cuando se imaginan su mundo fantástico: todo nuevo mundo necesita reglas. Necesita tener jerarquías de poder, lógica tras la magia que tiene, leyendas que han pasado a la historia y son modelos a seguir. En el caso del personaje, necesita haber un límite para lo que puede o no hacer, la cantidad de magia que puede salvarlo, lo perfecto o imperfecto que puede ser algún amigo suyo, un mentor o él mismo. A veces es difícil admitirlo, sobre todo cuando queremos crear un mundo muy diferente al nuestro, pero así tiene que ser. Sin reglas, nuestro mundo fantástico no se verá fantástico para el lector, sino sin lógica ni fundamento… irreal, si eso tiene algún sentido. ¡Y cuidado! Si cruzamos esa delgada línea entre lo fantástico y lo irreal, perderemos a nuestro lector.
Lo bueno de las reglas es que también pueden ser inventadas a nuestro gusto. Aunque necesitemos cierta lógica, si lo hacemos con cuidado pueden amoldarse perfectamente a lo que necesitamos para nuestra historia, incluso podrán hacerla más interesante.

2- Contraste / Un mundo normal
Si nuestro personaje va a transportarse de un mundo normal a un mundo mágico, o si vive en un mundo mágico y va de aventura con cosas más mágicas aún, necesita haber un claro contraste entre lo que a él le parecía normal y lo que no. El lector debe vivir un poco en el aburrido o normal mundo de tu protagonista para realmente saborear lo que pasa después. ¿Quién quiere que una novela de Harry se termine para regresar de nuevo con sus horribles tíos? ¿Conociendo lo tranquilo que era su hogar, quién no quiere que los hobbits regresen a él a salvo? A veces lo que uno quiere es pasar directo a la acción, pero debemos dar un tiempo para que el lector conozca bien al personaje en su ambiente natural. Así podremos sentir con más fuerza el dolor o la emoción que siente el protagonista al separarse de lo que conocía.

Imagen original de Tolkien y perteneciente a The J.R.R. Tolkien Copyright Trust, llamada "La Colina: Hobbiton cruzando el agua".

La Colina: Hobbiton cruzando el agua

3- Capacidad de sorpresa
Siendo una asidua lectora de fantasía y en ocasiones lectora en certámenes, he notado que muchos autores, tanto en vías de publicar como con obras en librerías, cometen el error de dar por sentado que el lector se asombrará cuando vea a un hipogrifo en el parque del vecindario o a animales que hablan. Lo siento mucho, pero no lo hará. No si nuestro protagonista no lo hace.
Como narradores de lo que sucede alrededor de nuestro personaje, tenemos el deber de hablar no sólo de sus acciones, sino de sus sentimientos. Dependiendo de cómo lo hagamos, quienes lo lean reaccionarán de la misma forma. En “El último unicornio”, todos odiamos en ocasiones al unicornio por su impasibilidad frente a sus compañeros de viaje humanos, pero comprendíamos que era su naturaleza ser así. En cambio, todos sabemos cómo es ser un humano, pero cuando nuestro protagonista se convierte en uno, todo acto para nosotros normal es extraño en él. Sentimos con él la prisión que era su cuerpo, la agonizante sensación de estar muriendo, el inevitable olvido de su vida anterior. Y esto sucede porque Peter S. Beagle lo escribió de tal forma, que logra que nuestros actos más comunes los sintamos torpes en comparación con la mágica creatura.

Imagen de la película "El último unicornio"

Imagen de la película “El último unicornio”

Así que, recordemos: al iniciar una novela de fantasía, debemos tener los siguientes elementos: reglas para delimitar y poner la lógica de nuestro mundo; un mundo normal o un contraste entre la vida del protagonista antes y después, y elementos que generen capacidad de sorpresa tanto en los personajes como en el lector. Teniendo estos recursos, podemos asegurarnos buenos sedimentos para nuestras historias.

Share.

About Author

Yolanda Chapa

Yolanda Chapa nace en Monterrey el 8 de junio de 1993. Es Licenciada en Letras Hispánicas. Ha ganado premios con sus cuentos y publicado tres libros: “Lani, la princesa gitana”, “Lani y el encuentro con La Muerte” y “Generaciones demoniacas”.

  • Diario Cultura.mx

    Diario Cultura.mx es una revista que aborda temas relacionados al arte, la historia y la cultura, desde una perspectiva profesional y multimedia.

  • Financiarte

    Diario Cultura.mx se creó con el apoyo de Financiarte, es sus ediciones 2011 y 2013.

  • Diario Cultura

Diario Cultura.mx. Derechos Reservados. 2015. Todos los artículos son responsabilidad de sus autores. Aunque Diario Cultura.mx promueve la cultura y las artes, esto no significa que esté totalmente de acuerdo con las opiniones y comentarios que sus autores realizan.
Inline
Inline
Más en Artes, Literatura
Monografía
Qué es Monografía

Monografía es un trabajo escrito, metódico y completo que trata sobre la descripción especial de una determinada ciencia o asunto...

Cerrar