El cristianismo en The Legend of Zelda

0

Link, también conocido como el héroe del tiempo, es un joven valiente de orígenes humildes y misteriosos. Sus padres, pensamientos, y voz, han sido un enigma desde la primera entrega en 1987. Conocemos su misión: salvar a la princesa. Para ello, Link sólo puede hacer una cosa: ayudar al necesitado echando mano de su fuerza, sabiduría y valor. Al final, al rescatar a Zelda Fitzgerald, logra restaurar la armonía en el universo y, por lo menos en Ocarina of Time, celebran una fiesta que El Gran Gatsby y el buen Scott, envidiarían.

Poder avasallante, mentiras insidiosas, corrupción generalizada, estructuras de poder malignas, antiguas fuerzas oscuras (extrañamente familiar, ¿no?); son las cabezas de una portentosa hidra que el joven de verdes atavíos debe ir cortando una por una, con paciencia, cautela y honor, hasta llegar al corazón de las tinieblas, con licencia de Joseph Conrad, y encajar su espada maestra en él.

Más allá de la Trifuerza, cuya semejanza con la Trinidad cristiana es innegable, los paralelismos entre las aventuras del héroe de Hyrule y las Sagradas Escrituras son abundantes. A escasos días de haber sido estrenada la última entrega, The Breath of the Wild, éste análisis cobra especial relevancia.

Mi contacto inicial con el universo de Hyrule fue con Ocarina of Time (1998). Desde el principio, la breve pero eficaz narrativa, atrapó mis sentidos y me incentivó enormemente a desarrollar la comprensión lectora en inglés que tantos frutos brindó en mis estudios profesionales (y hasta la fecha):

«In the vast, deep forest of Hyrule… Long have I served as the guardian spirit…

I am known as the Deku Tree…»

El bosque de los dioses - El cristianismo en The Legend of Zelda

Lost Woods – El cristianismo en The Legend of Zelda

Momentos después, la escena ilumina a un árbol gigantesco, la cámara sigue el rastro de un hada hasta llegar a la habitación de un niño dormilón, triste porque se encuentra sólo en el mundo. Mi mente de doce años estaba absorta en las maravillosas gráficas digitales, que ahora no impresionan a nadie, del Nintendo 64. La música cobraba un papel protagónico en la entrega de 1998 y se ha mantenido como una constante en subsecuentes aventuras. Narrativa breve pero eficaz, jugabilidad impecable, atmósfera envolvente, música espectacular, las mejores gráficas de la época. Fue un clásico instantáneo.

Enfrentar al gigantesco Dodongo (tercer jefe del juego en cuestión), quien parece imposible de derrotar en primera instancia, es una digna similitud a David y Goliat. Pero ésta es sólo una de varias similitudes entre el héroe del tiempo y el rey de Israel; recordemos que David, en su juventud temprana era un simple pastor de ovejas; se vuelve popular al vencer a la injusticia armado de valor por la fe en el Dios de los Ejércitos (1 Samuel 17:45); se gana los favores del rey Saúl tocando su arpa; es ayudado por Jonathan para salvar la vida; además, su símbolo característico, se forma con dos triángulos equiláteros.

Figura 1. El cristianismo en The Legend of Zelda

Figura 1. Similitud entre los Héroes

Éstas concordancias entre ambos héroes continúan expandiéndose no sólo en su persona, sino en sus respectivos universos. En Ocarina of Time, Link es tragado por un pez enorme, como Jonás en la Biblia; en Wind Waker (2003), un gran diluvio inunda el reino, al estilo de la historia de Noé; en Majora’s Mask (2000) una enorme torre es erigida como desafío a las diosas de Hyrule, ni que decir de la torre de Babel; y algunos fans ven a Skyloft en Skyward Sword (2011) como una especie de jardín del Edén perdido por desacato a la divinidad.

Es imposible no ver un patrón entre tantas coincidencias. (Aunado a esto, durante la investigación para la redacción de éste artículo encontré información de un libro especializado en este tema: The Legend of Zelda and Theology (Walls, 2011)).

En mi historia personal, a finales de los 90’s, sumido en una profunda crisis familiar, me sostuve de la literatura, el cine y los videojuegos como escape a mi situación crítica. Yo, como Link, era un niño dormilón, triste por estar sólo en el mundo. O al menos eso sentía al encontrarme desprotegido de la seguridad paterna.

El cristianismo en The Legend of Zelda

Las 3 diosas de Hyrule – El cristianismo en The Legend of Zelda

Sin embargo, mi afición a The Legend of Zelda, sirvió de paliativo para mi resquebrajada condición moral. Un fenómeno similar observo en lo que sucede actualmente en nuestra sociedad.

El periodista José Gil Olmos, autor de Los Brujos del Poder, La Santa Muerte y Batallas de Michoacán, y su más reciente trabajo Santos Populares (Grijalbo, 2017), menciona en una entrevista con Sergio Ramos, que “ante la crisis con la Iglesia Católica, los feligreses están buscando en expresiones más cercanas con las que tienen empatía o con las que pueden dialogar de manera directa, sin intermediarios, (para pedirles) derechos que debería atender el propio Estado: derecho a la vivienda, a la salud, a la justicia, a la educación, al empleo; como no tenemos confianza ni en las autoridades ni en las instituciones, la gente busca a través de la fe lo que no encuentra en la realidad”.

Y después concluye: “me parece que los santos populares le están haciendo el trabajo al Estado, al gobierno mexicano, porque de alguna manera están canalizando todas estas necesidades de millones de mexicanos que son devotos de estos santos populares y que en lugar de manifestar su inconformidad en las calles, se están yendo por la fe” (Ramos, 2017).

Así, Jesús Malverde, La Santa Muerte, El Niño Fidencio, Juan Soldado, hacen las veces de un “barril” o “plancha de madera” a la que se aferra el imaginario popular para resistir la desesperanza a que nos condena el naufragio social, político, y económico, actual.

Como dicen en el barrio: “cada quien se agarra de donde puede”. El que es listo, y escucha consejos, puede aferrarse a la academia como hizo la protagonista de Memorias de Violeta, (Ibarra, 2015).

Los que crecimos en los 90’s tuvimos a Dragon Ball Z como profesor de Ética y Valores. Aprendí de Gokú, como ser un buen padre; y ahora que soy cabeza de familia, comprendo que al igual que Barack Obama, el protagonista de la obra maestra de Akira Toriyama no mandaba en su casa. Michelle, Milk, y mi esposa, llevan las riendas del hogar. Ellas saben mejor lo que conviene a nuestros hijos. Yo sólo juego el papel de support en ese crucial MMORPG.

El evangelio de Mateo, en 7:8, indica que “el que busca encuentra”. Sheep en la Gran Ciudad, un poema que escribí, menciona que “todos los libros hablan de Dios”. Quizá sea que lo encuentro en ellos porque lo estoy buscando. Tal vez, en este sentido, el poema aplique también para los videojuegos: Dark Souls, por ejemplo, me parece reiterativo con su frase «Praise the Sun». Y Zeitgeist, el documental, ya nos mostró que el Sol es Jesucristo.

A fin de cuentas, Nintendo tiene una gran conexión con los asuntos de la fe. El mismo nombre de la compañía significa: “deja tu suerte al cielo”.

Con base en lo anterior, me atrevo a imaginar que el día 3 de marzo San Pedro hizo a un lado su Xbox One y PlayStation 4, para conectar su recién adquirido Nintendo Switch y jugar Breath of the Wild.

Yo, que soy un simple mortal, ahorraré para comprarlo en mi Wii U. Tal vez ahí, pueda encontrar lo que menciona Mateo 6:33, y con suerte, todo lo demás me será dado por añadidura. 

 

 

Referencias

  • Ibarra, Guillermo. (2015) Mujeres Cruzando la Frontera. Memorias de Violeta. Juan Pablos Editor. 116 pp.
  • Ramos, Sergio. (4 de Marzo de 2017.) Los Pecados de la Carne. DePrimera, pp. 6-7
  • Walls, Jonathan. (2011) The Legend of Zelda and Theology. Sideshow Media Group. 176 pp.
Share.

About Author

Remberto Germinal

Escuinapa, Sinaloa (1987). Profesor de inglés en EMSAD, Colegio de Bachilleres del Estado de Sinaloa, padre de familia y escritor incipiente. Lector, cinéfilo, gamer. Egresado de la Facultad de Estudios Internacionales y Políticas Públicas en la Universidad Autónoma de Sinaloa.

  • Diario Cultura.mx

    Diario Cultura.mx es una revista que aborda temas relacionados al arte, la historia y la cultura, desde una perspectiva profesional y multimedia.

  • Financiarte

    Diario Cultura.mx se creó con el apoyo de Financiarte, es sus ediciones 2011 y 2013.

  • Diario Cultura

Diario Cultura.mx. Derechos Reservados. 2015. Todos los artículos son responsabilidad de sus autores. Aunque Diario Cultura.mx promueve la cultura y las artes, esto no significa que esté totalmente de acuerdo con las opiniones y comentarios que sus autores realizan.
Inline
Inline
Más en Cultura, Mundo
Microteatro Monterrey, la experiencia

Diario Cultura asistió un par de funciones de Microteatro Monterrey, una manera muy peculiar de hacer teatro en la ciudad....

Cerrar