Operación al cuerpo enfermo (2015) de Sergio Loo

0

“Esta es la operación al cuerpo enfermo: la transfusión de mi voz a tu carne roja”.

Usando al cuerpo como mapa, Sergio Loo crea un atlas anatómico que yace en una sala de hospital. Operación al cuerpo enfermo” hace una intervención quirúrgica a una autobiografía ficticia, poética y marcada por los tumores, la enfermedad, el dolor, el cáncer, las amputaciones, la toxicidad y la incompleta saciedad del cuerpo y alma. A través de un camino casi paliativo, un discurso que hierve en insanidad. Lo más íntimo del dolor que se encuentra atrapado en lo que se desdobla del remedio y la cura, se hacen una prosopopeya llamada Pedro y Ana.

“La historia de Pedro, es la historia de la gente contra el cuerpo de Pedro”.

La melancolía en proceso de ver la transición del resquebrajamiento del cuerpo, fecunda la prosa poética y los versos del enfermo terminal, que usa Loo como instrumento para criticar las visiones que la sociedad le inserta a lo desahuciado. Los ojos, las venas, los huesos, los músculos y las extremidades de los protagonistas, narran una lucha en contra de los constrictos que se viven.

Portada Sergio Loo

Portada Sergio Loo

“Un doctor no entiende las enfermedades: las elimina.”

Las líneas atropométricas portadoras de belleza que vive en el sufrimiento, el cual posee encanto no en su armonía, sino en las proporciones de la forma imperfecta del hombre. La deformación del organismo da origen a la concepción de la idea de salud que es la integración del decaimiento.

“Los doctores no entienden que no estar enfermo, no implica querer estar sano”.

La sucesión del lenguaje, el después, el dar de alta, la rehabilitación, todo lo que subsigue es en realidad la línea que determina la salubridad y a su vez, el marco de la realidad.

“Estar enfermo es ser un enfermo: unas lindas vacaciones a tu sana identidad.”

La teoría imperecedera que se injerta con meticulosidad en la historia de los juicios sobre la salubre existencia que enmascara a la naturaleza, la cual emite un juicio tácito sobre la normalidad y lo amorfo.

Somos más de un ente, cuando nos encontramos insertados, no en nuestra piel, sino en el cuerpo llamado comunidad, el verdugo, que de no seguirlo te bautiza cáncer, plaga de extirpación que amenaza el perímetro del orden.

Todo lo que se retiene se vuelve parte del colectivo anatómico que nos gesta, la vida entonces, cada vez más sórdida, se ve a punto de ser transformada en algo tan falso como una prótesis.

El autor nos da la mano, ofreciendo una tregua con la mente, que pilotea nuestro organismo, y nos quita la venda del paradigma sobre el padecimiento, proponiéndolo como una reiteración más, sobre estar vivos.

La narración sanadora de heridas, hace una historia, donde todos los nervios de los párrafos, enlazan con los huesos de los capítulos, donde un hombre sabotea sus estables días en su contra, en busca de aterrizar, la idea concreta de los mecanismos de supervivencia.

“Me llamo cuerpo; la contradicción entre lo que ves y desde donde hablas.”

Share.

About Author

Alejandra Olvera

Narradora y poeta. Miembro del grupo de investigación de la Facultad de Ciencias de la Comunicación UANL.

  • Diario Cultura.mx

    Diario Cultura.mx es una revista que aborda temas relacionados al arte, la historia y la cultura, desde una perspectiva profesional y multimedia.

  • Financiarte

    Diario Cultura.mx se creó con el apoyo de Financiarte, es sus ediciones 2011 y 2013.

  • Diario Cultura

Diario Cultura.mx. Derechos Reservados. 2015. Todos los artículos son responsabilidad de sus autores. Aunque Diario Cultura.mx promueve la cultura y las artes, esto no significa que esté totalmente de acuerdo con las opiniones y comentarios que sus autores realizan.
Inline
Inline
Más en Artes, Literatura
Cuando las mujeres se pintan de anaranjado de Irma Gallo
Cuando las mujeres se pintan de anaranjado de Irma Gallo

Cuando la vida se complica por el factor llamado “género”, las voces que comparten la lucha, se unen entre las...

Cerrar