Plaza de la Llave (hoy Plaza de la Purísima).

1
Plaza de la Llave (hoy Plaza de la Purísima).

Plaza de la Llave (hoy Plaza de la Purísima).

Hace años, la Plaza de la Purísima era una explanada conocida como la Plaza de los Arrieros, ya que era un lugar al que concurrían los comerciantes en sus carros tirados por mulas, caballos y burros. Los cargamentos con productos como el algodón, trigo, géneros de seda y otros, eran intercambiados o vendidos, mientras que artículos regionales como el maíz, piloncillos, rebozos y zarapes eran ofrecidos para su venta en otros lugares del país.

El gobierno de Santiago Vidaurri impulsó la idea de construir en la Plaza de los Arrieros una alameda, propuesta que no fue del agrado de los vecinos del lugar, quienes alegaron que el terreno era impropio para la plantación de árboles. No obstante el gobernador siguió adelante con el proyecto y se edificó la plaza. Poco después, la plaza fue arreglada con elementos de ornato que pertenecieron a la Plaza Zaragoza. El primero fue una fuente de mármol, obra del escultor Mateo Matei, la cual fue traslada a la Plaza de la Purísima en el año 1894. El segundo fueron ocho arbotantes de hierro que constituyen un ejemplo del trabajo de fundición antigua.

Otras mejoras en la plaza fueron la creación de una calzada que rodeaba la plaza, para el paso de los coches y jinetes. Posteriormente se arregló solo para el camino de peatones, además fueron colocadas bancas y glorietas de cantera en los andadores de la plaza.

En 1865 se renombró a la Plaza de la Purísima con el nombre de Plaza de la Llave, en honor al general republicano Ignacio de la Llave por su valor durante la intervención francesa. No obstante hasta la fecha prevalece el nombre de Plaza de la Purísima.

La vida pública ligada a la plaza también ha sufrido muchas transformaciones. De ser en el pasado el punto de encuentro para carretoneros y comerciantes, se convirtió en un espacio público céntrico para los núcleos de población que se fueron asentando alrededor. José Navarro señala que en el barrio de la Purísima se establecieron familias conocidas como los Morales, los Treviños, los Morelos, los Zaragoza, los Sepúlveda, los Barredo, los Zambrano, los Padilla, los Medina. Los paseos en familia y las asistencias dominicales a misa en el Templo de la Purísima también era parte del cuadro cotidiano. Ejemplo de ello también fueron las famosas y tradicionales serenatas, actividad en la que también se competía con las serenatas de la Plaza Zaragoza.

En 1948 el gobierno taló las palmas del camellón de la calle de Hidalgo y destruyó el jardín de la Plaza de la Purísima, estas obras se hicieron con el fin de reducir una parte de la plaza, y así ampliar la avenida Hidalgo y las calles de Mier, Zarco y Serafín Peña. La disminución de la plaza se justifico bajo el argumento del congestionamiento de tránsito en el sector, en bienestar de las necesidades de la población y con el compromiso de respetar la vista de la iglesia como del parque de la Purísima.

A pesar de la citada reducción, la Plaza de la Purísima permaneció siendo un lugar de tradición para la ciudad. Actualmente siguen pie, no solo conservando en la memoria de los regiomontanos las vivencias de sus épocas de brillo, sino también perdurando su legado como un lugar tradicional en conjunto con el  Templo de la Purísima.

Fuentes consultadas:

  • Saldaña, José P. Estampas antiguas de Monterrey, Monterrey, NL., 1981. p. 513-519.
  • Periódico El Porvenir: 28 de octubre 1940, 4 marzo 1962.
Share.

About Author

Eduardo Cázares Puente (1976- ). Es Licenciado en Historia por la UANL. Maestría en Educación por la Universidad Tec Milenio, además de ser catedrático de este centro de estudios desde el 2009. Es paleógrafo e investigador de temas de historia del Noreste de México y autor de los libros Nuevo León durante la Guerra México-Estados Unidos (1846-1848); Monterrey: revoluciones, guerras y comerciantes (1808-1855), tomo III de la enciclopediaMonterrey: origen y destino (2009). Ha colaborado con artículos en revistas como Atisbo, Actas y Relatos e Historias.

  • Diario Cultura.mx

    Diario Cultura.mx es una revista que aborda temas relacionados al arte, la historia y la cultura, desde una perspectiva profesional y multimedia.

  • Financiarte

    Diario Cultura.mx se creó con el apoyo de Financiarte, es sus ediciones 2011 y 2013.

  • Diario Cultura

Diario Cultura.mx. Derechos Reservados. 2015. Todos los artículos son responsabilidad de sus autores. Aunque Diario Cultura.mx promueve la cultura y las artes, esto no significa que esté totalmente de acuerdo con las opiniones y comentarios que sus autores realizan.
Array ( )