Repulsión, la obra maestra de Roman Polansky

0

Cuando una obra, ya sea construida de un modo grotesco o sutil, provoca en el espectador algo, ha cumplido su misión estética. ¿Qué provoca el rechazo instantáneo de una obra? Su dirección, es decir, el cómo está dirigida al público. Pero no, no me malinterpreten. El filme Repulsión (Repulsion -1965), del polémico y profundo cineasta polaco Roman Polanski, provoca, precisamente como su título indica, repulsión.

El rodaje tiene toda la línea del thriller (música, suspenso psicológico), pero con la característica distintiva de que se aleja de los lugares comunes y se centra en el departamento de las hermanas Ledoux. En él, Carol (Catherine Deneuve) y Helen (Yvonne Furneaux) viven su vida normalmente; la primera es la menor de las dos y trabaja como manicurista; la segunda vive un tórrido romance con su amante Michael (Ian Hendry), quien la tiene como su casa chica, en Londres. Como la pareja de amantes planearon un viaje a Pisa, Italia, la protagonista quedaría sola en el departamento. Previamente, al comienzo de la historia, de entrada observamos a Carol como una muchacha distraída, anclada en sus pensamientos, sumida en abstracciones y determinada en un spleen involuntario, pero no logramos descifrar si ésta es una característica o un germen de trastornada evolución mental. El ahínco de esto ya lo notamos en la primera escena, cuando la cámara se enfoca en el movimiento del globo ocular de ella.

El acontecimiento de la historia surge al momento en que Carol queda solitaria en su departamento, cuando su hermana y el amante se trasladan a Pisa, que, quizá como analogía, sea una representación simbólica del deterioro mental de la protagonista, pues la ciudad se reconoce mundialmente por la Torre y cuya característica más sobresaliente es la inclinación. En su construcción, sus cimientos fueron débiles y con el paso del tiempo ha ido declinando en su forma. Por tanto, la teoría no parece descabellada pero tampoco podemos asumir que Polanski haya pensado que este aspecto sea un símil. Hay una escena en la película que manda directamente a esta interpretación: cuando el cartero entrega un envío tras la puerta y Carol la recoge; ahí observa que la postal es enviada por su hermana con una imagen de la Torre de Pisa. A partir de ese momento, toda manifestación de normalidad queda exenta en ella: los impulsos neuróticos, el desinterés en el aseo personal, el desorden en el departamento, el ausentismo laboral, el rechazo evidente hacia el sexo masculino y las “visitas” de un hombre extraño para abusar sexualmente de Carol provocan que su mente se deteriore de manera paulatina.

Más allá de interpretaciones, vemos que Polanski supo con maestría sacarle jugo a los espacios reducidos que muestra del departamento. Cada escena está clínicamente precisada en dos aspectos: provocar la repulsión y acentuar las particularidades de ella. Por ejemplo, el conejo que nunca fue hecho al horno y que Carol sacó del refrigerador –para no introducirlo otra vez-, a medida que transcurría la trama se descompuso y atrajo moscas así como originó gusanos, además de un producir hedor insoportable. Otro: en su trabajo “de forma accidental” le corta de más la uña del dedo anular a una señora, lo cual provoca su estallido de dolor. Otra: al momento de salir de su trabajo camina por un puente y la escena enmarca a una muchacha “desprendida” de su realidad, en la que se observa un choque entre dos autos; ella no los ve.

Hablamos de un “hombre extraño” que la visitaba. Esto sólo sucedía en su mente. Durante el filme, no sabemos si éste hombre fue parte de su vida pasada o si de niña fue violada. Polanski, a mi juicio, pretende sólo involucrar al espectador en una atmósfera en la cual los sucesos del presente importan –el pasado en este sentido es mera suposición-, por lo que la la psique de la protagonista involuciona hasta el trastorno a través de imágenes tétricas, terribles y atrofiantes. Este personaje no físico es fundamental pues contribuye a la esquizofrenia de ella: la abusa, la perturba y la amenaza con extraños ruidos. Además, pareciera que el departamento vive –como paradoja de su vida- pues a lo largo de la historia las paredes se agrietan, se mueven y, en una escena terrorífica, brazos y manos emergen de su textura rugosa. A mi ver, esta pared es la de su mente, la que le impide diferenciar la realidad de lo que conocemos como sobrenatural.

Tras varios días de tormento, el joven pretendiente Colin (John Fraser) llega hasta la puerta del departamento. Ahí toca la puerta insistente, luego de varios intentos por contactarle vía telefónica. Carol se nota nerviosa y el otro le advierte que tumbará la puerta si no abre… la derriba. Ahí tienen un diálogo, más monólogo, porque ella no muestra “nada”. Cuando se descuida, lo golpea en la nuca y muere. Después lo mete a la tina de baño; ahí yace muerto. Días después el arrendador va a cobrar la renta. Tras darse cuenta que la chapa de la puerta está quebrada y detenida con una madera, la empuja y entra. Luego de una plática en la que él observa la extrañeza del lugar, le invita a que sea su “amante”. Ella reacciona aunque tarde, porque el rentero ya está encima abusándola. Logra zafarse y con la navaja de Michael lo corta en la nuca. Luego el remate del asesinato es brutal y cruel. Carol esconde el cuerpo en un sofá que tumba.

Por completo enajenada, Carol se convierte en un ser fantasmal, abstracto de la realidad.

Su hermana y su amante llegan de Italia en una noche lluviosa. Encuentran una escena extraña, distinta a la que dejaron en casa. Una escena trágica y Carol tumbada bajo una cama, en estado de shock.

La cámara se traslada de objeto en objeto, de escenario a escenario, de izquierda a derecha y luego hacia abajo. Pareciera buscar algo. Sí, es una fotografía. En ella se observa a una familia y al fondo, junto un perro, está una niña. Luego la cámara hace un enfoque, se acerca hasta penetrar en la mirada de ella. Es Carol y está fuera de sí, con la mirada perdida.


Ficha técnica

Película: Repulsión (Repulsion)

Año: 1965

País: Inglaterra

Director: Roman Polanski

Productor: Gene Gutowski

Guión: Roman Polanski, Gérard Brach

Fotografía: Gilbert Taylor

Música: Chico Hamilton

Productora: Columbia Pictures

Duración: 104 minutos

Actores: Catherine Deneuve (Carol), Ian Hendry (Michael), John Fraser (Colin), Yvonne Furneaux (Helen)


Tráiler: http://www.youtube.com/watch?v=iO0niGPR5S4

Share.

About Author

Luis Estrella

Luis Estrella (Ciudad Mante, Tamps.) Es escritor, poeta, mercadólogo, licenciado en Letras Hispánicas por la UANL. Autor del poemario La vida que pasa (Diáfora, 2013) y las novelas Después de la niebla (Nómada, 2015) y Los 70´s después de Cristo (2016).

  • Diario Cultura.mx

    Diario Cultura.mx es una revista que aborda temas relacionados al arte, la historia y la cultura, desde una perspectiva profesional y multimedia.

  • Financiarte

    Diario Cultura.mx se creó con el apoyo de Financiarte, es sus ediciones 2011 y 2013.

  • Diario Cultura

Diario Cultura.mx. Derechos Reservados. 2015. Todos los artículos son responsabilidad de sus autores. Aunque Diario Cultura.mx promueve la cultura y las artes, esto no significa que esté totalmente de acuerdo con las opiniones y comentarios que sus autores realizan.
Más en Artes, Cine & Video, Mundo
El Fraile
El fraile que no se mojaba (Leyenda)

En uno de los monasterios construidos para llevar a cabo la evangelización de la Nueva España, en el centro del...

Cerrar