google-site-verification=vJDUzztXjtLKQgjqX_t0JIAIvBmZnmFoeMS2wKUj4K0

La mujer detrás del telón

0

Mayra Vargas es una directora de teatro mexicana originaria de San Luis Potosí. Ha dirigido obras como Desmantelados -su primer obra como directora- escrita por el dramatugo alemán Hellen Mueller. También Clipperton y Zorrúbela: el despertar del Monterror, que representan dos parte aguas en su carrera.

El primero trata de la isla Clipperton que bien podría ser una metáfora de la utopía nacional y el segundo trata temas sociales como la desaparición forzada y el transfeminicidio. En esta entrevista ella nos habla un poco su carrera en el teatro a la que se ha dedicado con la pasión y entrega de una verdadera artista.

¿Cómo fueron tus inicios en el teatro?

Mi papá siempre se ha dedicado a la artesanía y entonces vendía en el centro de San Luis, y pues en ese centro están los teatros.  Yo recuerdo haber ido con mi mamá y mi hermana al teatro. No pensé que me iba a dedicar a esto en ese momento, pero si tengo muy claro el momento en el que me decidí. Fue una obra de Alejandro Jodorowsky pues había un festival,  y era una obra que se llamaba Ópera fánica sino recuerdo bien.

Fue hace muchos años, yo ya estaba en la preparatoria y ya iba a elegir mi carrera. Y tengo muy claro el momento en que una chica se asoma desde atrás del telón para ver cuanta gente había, y sentí algo similar a la envidia. Yo quiero ser la chica que se asoma, ella sabe algo que yo no sé. Ahí empezó mi inquietud, ¡yo quería ser esa chica que se asomaba para ver cuanta gente había! Y bueno vimos la obra. Yo en ese tiempo no había leído nada de Jodorowsky, no sabía, solo vi que era una obra muy compleja. 

Y me quedé con la sensación de intriga por ese mundo arriba del escenario. Ya en la prepa yo estaba en el taller de teatro lógicamente y al terminar decidí estudiar arte dramático, pero yo quería ser actriz. Ese fue mi primer impulso. La dejé trunca, estudié solo dos años de arte dramático ahí en San Luis, me vine a Monterrey, y ya en Monterrey me aventé la licenciatura en arte teatral aquí en la UANL. .

¿Qué es lo que más amas del teatro?

 Es como una manera de percibir el mundo, puede sonar muy romántico en una primera capa pero lo que me gusta del teatro es que me coloca en una postura donde yo tengo que percibir el mundo desde distintas plataformas, y eso hace que yo sienta cosas que no están registradas en mi memoria física, emocional o mental.

El enfrentarme con nuevos conocimientos también. El teatro como tal te abre la posibilidad de siempre conocer temas nuevos o sea, siempre estás encontrando una temática, y esa temática con tiene tantas variaciones… Siempre me ha interesado el mundo de la ficción, yo también he pensado en mi infancia y cuáles son los momentos donde yo jugaba a ser otra.

Y creo que tiene que ver con mi interés en la ficción, en las capas de la ficción y como la sociedad también es así. Como nos movemos en capas. Hay una ficción, pero seguramente ahí una más abajo y otra más abajo, y otra, es una espiral continua de ficciones y eso me interesa mucho en el teatro. Por lo regular mis obras son así. Y me gusta indagar en eso, la desarticulación de la ficción.

¿Cuál es tu obra favorita de todas las que has hecho?

Realmente todas. Te puedo decir que con desmantelados aprendí mucho, fue la primera. Es una obra que yo atesoro mucho porque fue donde descubrí que quería dirigir teatro. Llegué por mera casualidad a la dirección. Dirigí desmantelados y me acuerdo muy bien de que tuvimos varias funciones acá, fuimos al encuentro, al festival, y después nos seleccionaron para un festival en Río de Janeiro Brasil y estando yo en Ipanema en las olas, con dos compañeros de teatro. Siento que ahí hice el juramento. Yo quiero viajar haciendo teatro, yo quiero dirigir.

La atesoro mucho por la nostalgia misma, por la inocencia con la que la hice. Porque a veces no saber y hacerlo todo con ingenuidad y con frescura con juventud es interesante. A veces más interesante que cuando acumulas cosas. Por ejemplo, la última obra que estoy dirigiendo se llama Clipperton del dramaturgo David Olguín. Estamos a cargo tres mujeres: la dramaturgista, la productora y yo la directora.

Trabajamos mucho en el proceso de intelectualización del texto, y posteriormente con los actores. Es tanta información que a veces no sabes cómo pasar lo que sabes a signos escénicos. Esta obra me ha llevado a muchos aprendizajes porque expuse esto en Buenos Aires y tome un taller con un director de teatro. Decía como traslado esto que sé a acciones significativas tanto para el actor como para el espectador.

 A veces hace falta perderse un poco, y el director Guillermo Casasha lo que me hizo fue hacerme caminar por Buenos Aires mucho rato sin saber a dónde iba. Perderme en la ciudad me ayudó mucho. Descontextualizarte un poco, perderte. Yo soy muy control freak, que no se me escape nada, y no, a veces hace falta perderse. Entonces caminé y caminé mucho por la ciudad y entendí muchas cosas. Este proceso ha sido realmente gratificante para mi carrera Clipperton.

¿Qué tanto influye tu vida personal en la creación de tus obras y viceversa?

En realidad, yo no digo que hago teatro para sanarme ni mucho menos. Pero creo que si todos las puestas escenas en las que me he visto involucrada como directora, como actriz, productora o cualquier otra rama, -aunque suene muy romántico y seguramente lo es- han llegado de manera oportuna a salvarme de algo.

El teatro es un espacio para respirar muchas cosas. Es un espacio que me permite también mucho conocimiento personal. Por ejemplo, ahora en Clipperton son 11 actores más la gente de producción. Somos un equipo de más de 15 personas y entonces afrontarlo es muy complejo. Porque no solo afronto a los 11 actores y a la gente de producción sino por medio de mi visión me afronto a mis propias debilidades. O sea mis virtudes también obviamente, lo que sé hacer ¿no? Me confronto mucho.

Como reaccionar ante todas esas personas desde el deseo de no saber, desde la ignorancia, desde el miedo y la inseguridad. Pero a la vez siento seguridad, tengo un sentido de pertenencia muy rico sobre Clipperton y sé que lo estoy dando todo. Así sea la mayor de mis inseguridades la estoy dando completita. Todo. Económicamente, moralmente, emocionalmente. Todo está ahí.

Creo que hacer teatro es muy confrontativo tanto para el otro como para ti mismo con el espectador. Es un camino complejo, pero es un camino delicioso. Definitivamente yo no haría otra cosa en mi vida. 

¿Qué consejos les das a los jóvenes que quieren dedicarse al teatro?

Que se acerquen a sus maestros. Yo creo que los maestros de vida y los de profesión son muy importantes. Yo he tenido grandes maestros y me han acompañado hasta ahora, y te ayudan muchos tanto en los procesos de vida y de creación artística.

Por mencionar a la maestra Elvira Popova que ha sido un pilar en mi carrera. El maestro Javier Serna que fue mi maestro en la universidad y que atesoro muchísimo. Y creo que los amigos con los que compartes la profesión de crear lazos. Eso creo que sería importante para las nuevas generaciones que creen lazos de respeto, de amor y confianza.

Y que se dialoguen formas de hacer teatro también es importante. Que asistamos a ver nuestro trabajo, que dialoguen con otros procesos de trabajo, que vayan a ver mucho teatro, que vayan a museos a películas. Y sobre todo que seamos siempre humildes, estar siempre abiertos a escuchar y a aprender. Porque definitivamente el camino del arte se construye con los otros y para los otros.

Share.

About Author

Licenciada en Ciencias de la Comunicación. Periodista medios digitales.

  • Diario Cultura.mx

    Diario Cultura.mx es una revista que aborda temas relacionados al arte, la historia y la cultura, desde una perspectiva profesional y multimedia.

  • Financiarte

    Diario Cultura.mx se creó con el apoyo de Financiarte, es sus ediciones 2011 y 2013.

  • Diario Cultura

Diario Cultura.mx. Derechos Reservados. 2015. Todos los artículos son responsabilidad de sus autores. Aunque Diario Cultura.mx promueve la cultura y las artes, esto no significa que esté totalmente de acuerdo con las opiniones y comentarios que sus autores realizan.
Más en Uncategorized
La vida política de Venustiano Carranza

Originario de Coahuila el político fungió en diversos cargos en una de las épocas más célebres de la historia de...

Cerrar