Julien Quentin, de la música clásica a la electrónica

0

“Me parece fascinante el hecho de que la música toca una cuerda en ti, porque despierta un pensamiento o un sentimiento que necesitaba ser activado”

Foto por Julien Mignot.Con una sólida carrera en la música, Julien Quentin se distingue en el género clásico por una técnica impecable y sensibilidad en sus interpretaciones de piano, ya sea como solista o como músico de cámara, en tanto que expone su creatividad abordando la música electronica.

Originario de Francia, se formó académicamente como artista bajo la tutela de personalidades de la talla de Alexis Golovine, Emile Naoumoff y György Sándor. Ha participado en numerosos festivales internacionales de música y su talento lo ha llevado a presentarse en prestigiosos recintos por toda Europa, Estados Unidos, Australia, Japón y el Medio Oriente.

Sus colaboraciones como músico de cámara incluyen figuras como Emanuel Ax, David Garrett, Nicolas Altstaedt, Sol Gabetta, Angelika Kirchschlager y Sayaka Shoji, entre otros. Así mismo, ha grabado bajo importantes sellos discográficos junto a Julian Bliss, Fabrizio von Arx, István Várdai y Rosanne Philippens, mientras que en la escena electrónica trabaja en proyectos que van desde la improvisación hasta la producción de música.

—¿Cómo fue que el piano se convirtió en parte de tu vida?
—Comencé cuando tenía 5 años de edad, fue entonces que pedí mis primeras lecciones. Mi madre era una buena pianista amateur, mis padres tenían un piano vertical en casa que siempre me atrajo. Lento pero seguro, se convirtió en una parte de mi vida cotidiana. Alrededor de los 10 años de edad, tuve claro que la música y tocar el piano sería esencial.

—¿Qué es lo más gratificante de participar en festivales internacionales de música?
—Los festivales son una manera de conectar en un nivel diferente al de las salas de conciertos. Vas a diferentes lugares que son muy inspiradores, o cerca de la naturaleza. También cuando tus compañeros y tus músicos favoritos son invitados para actuar o compartir el escenario contigo por primera vez, se vuelve un paso importante en tu educación y experiencia musical. Ir regularmente a un festival como el de Verbier, me permitió conectarme con gente como Menahem Pressler o Martha Argerich, músicos que admiro mucho, y estar cerca de ellos de una manera más colegiada no tiene precio.

—¿La atmósfera de los diferentes escenarios en los que te presentas influye de algún modo en tu actuación?
—La atmósfera de un lugar te hace tocar diferente. La acústica juega un papel importante en función de la sala. A veces la magia sucede también cuando la música se mezcla con los sonidos de la naturaleza que te rodea, en el caso de los conciertos al aire libre. El instrumento del día juega el papel más importante, ya que tengo que adaptar mi forma de tocar a las cualidades o lados débiles del piano y también en función del repertorio.

JQ3—¿En qué piensas durante tus presentaciones?
—Estoy enfocado solo en la música que estoy produciendo en el momento y a veces en algunos aspectos técnicos de ella, principalmente, se trata de mantener la línea musical y la atención de todos, no hay lugar para cualquier pérdida de concentración, ni por un segundo. En algunos casos, algunas imágenes y un argumento en el que he pensado se despliegan en mi mente, o vienen a la vida como resultado de lo que está sucediendo en el escenario en ese mismo momento.

—¿Hay algún compositor que disfrutas más interpretar?
—Los compositores que disfruto más interpretar son los que estoy trabajando en el momento. Cada ciertos días hay un nuevo proyecto o programa y pongo toda mi atención y energía en ello. Una semana me siento cerca de Bach, Mozart y Beethoven, luego los Impresionistas Franceses o la música Rusa vienen a la escena.

—¿Cuáles han sido los conciertos más memorables hasta ahora?
—Hay muchos, pero mis primeras veces en el Carnegie Hall de Nueva York, Concertgebouw de Ámsterdam, o el de la Philharmonie de Berlín, por nombrar algunos, me dejaron una gran impresión, han tenido tanta música por décadas, así como artistas ilustres del pasado y de la actualidad.

—La música crossover está despertando el interés de una nueva audiencia a la música clásica, ¿a qué consideras que podría atribuirse?
—El crossover puede tener un impacto global si se hace bien, con un propósito, ideas musicales de calidad y arreglos, algo que David Garrett maneja realmente al nivel más alto. Es el resultado de un profundo conocimiento y gran talento a la hora de tocar un repertorio clásico, combinarlo en un nuevo modo fresco y encontrar nuevos puentes con un estilo diferente, eso siempre tiene que ser sobre el contenido, no sobre la envoltura. Entonces obtienes una amplia audiencia interesada. Es maravilloso ver que tantas caras nuevas llegan a la sala de conciertos como resultado.

—Además del género clásico abarcas música actual, ¿cómo lo manejas?
—La música electrónica y techno siempre ha estado presente en mi vida. De hecho, ahora estoy empezando a dedicarle más tiempo creando y produciendo. Pero al igual que en el escenario clásico, veo esto como música de cámara, compartiendo ideas y el escenario con colegas. Estoy colaborando estos días con amigos productores en Berlín, Barcelona y Bucarest. Me da mucha alegría y me encanta experimentar, estoy haciendo más espacio en mi agenda para que estos momentos ocurran más a menudo.

—¿Qué nos puedes compartir sobre tu proyecto en música electrónica?
—Estoy pasando más tiempo en el estudio, poniendo mis manos en un montón de diferentes teclados (análogos o digitales) y creando junto con mi ingeniero de sonido o productores como Guti, Livio & Roby, dOP, Cesar Merveille, diferentes tipos de mundos sonoros, un comienzo para futuras pistas o canciones, eso viene seguido de jams y momentos improvisados. Un buen número de proyectos están en proceso y saldrán en 2016. Es esencial para mí ahora tener un pie en el presente y se siente bien empezar a encontrar mi voz mientras estoy creando.

Foto por Julien Mignot.

—La música toca el espíritu de la gente, ¿de qué manera crees que la clásica y la electrónica lo hacen?
—El poder de la música tiene muchas facetas. Ya sea que conozcas una pieza o no, puede transportarte a la primera vez que la escuchas, clásica, electrónica o de cualquier otro género. Me parece fascinante el hecho de que va a tocar una cuerda en ti, porque despierta un pensamiento o un sentimiento que necesitaba ser activado.

De esta forma, Julien Quentin nos guía a través de dos mundos, en los que la música clásica y la electrónica son ejecutadas con gran calidad y creatividad pero sobre todo, con la certeza de que su poder causará efecto en las emociones y los pensamientos de quien escucha.
Más información en la página oficial: julienquentin.com, así como en sus cuentas de Facebook y Twitter.

*Fotografías cortesía de Julien Quentin.

Share.

About Author

Wendy Vidales

Licenciada en Relaciones Internacionales. Narradora e investigadora. Diplomada en Artes Plásticas, Historia del Arte y Literatura.

  • Diario Cultura.mx

    Diario Cultura.mx es una revista que aborda temas relacionados al arte, la historia y la cultura, desde una perspectiva profesional y multimedia.

  • Financiarte

    Diario Cultura.mx se creó con el apoyo de Financiarte, es sus ediciones 2011 y 2013.

  • Diario Cultura

Diario Cultura.mx. Derechos Reservados. 2015. Todos los artículos son responsabilidad de sus autores. Aunque Diario Cultura.mx promueve la cultura y las artes, esto no significa que esté totalmente de acuerdo con las opiniones y comentarios que sus autores realizan.
Más en Artes, Música
Nuestra historia narcótica
Como rehabilitar la posibilidad de un mundo mejor. Notas sobre “Nuestra historia narcótica…” de Froylán Enciso

Pasajes fantásticos sobre la historia de México con las drogas y su significado en presente y futuro. El historiador Froylán...

Cerrar